Todo el año esperando las deseadas vacaciones para pasar más tiempo con los hijos y la pareja y cuando han pasado un par de semanas… ¡estás al límite! Poder compartir las 24 horas del día con ellos es un lujo pero también puede ser agotador si no te relajas y cambias el chip. Sigue leyendo