Cada año miles de voluntarios hacen las maletas para pasar sus vacaciones trabajando en proyectos solidarios. Pero también se puede colaborar haciendo turismo o acogiendo un niño en casa.
Sigue leyendo