Aprovechando que las rutinas a los dos años ya están bien asentadas, durante las vacaciones hemos dado permiso a los niños para saltárselas. O, mejor dicho, hemos establecido unas rutinas más relajadas estos días de ocio y diversión.

Sigue leyendo