El color, la forma, las líneas, la proporción… todo esto y más es necesario para expresar gráficamente nuestro mundo interior. Los niños también lo hacen, pero cada uno lo utiliza según su desarrollo y maduración. Os explicamos cada uno de ellos.

 

Sigue leyendo