El currículo de la E. infantil parte de una idea de niño/a como sujeto activo que participa directamente en el proceso de construcción de sus aprendizajes. Para ello, necesita de la figura del adulto, que actúa como mediador de dicho proceso, estimulando, motivando y facilitándole las condiciones de aprendizaje más apropiadas, para que el niño construya, modifique y amplié sus conocimientos.

Sigue leyendo