La comida es todo un símbolo, tiene una gran carga afectiva para niño y adulto. Los adultos sentimos que tenemos en nuestras manos la responsabilidad de la vida de una persona que está en crecimiento.

La comida toca la sensibilidad de la educadora sobre si está sabiendo ser buena para el niño.

Sigue leyendo

Anuncios