Que los padres y los niños cocinen juntos constituye una buena práctica para estimular los sentidos y adquirir una auténtica educación alimentaria. Pero ¿cómo descubrir juntos la “magia” de la cocina? Sigue leyendo