Es muy común decir al niño: “dibuja una casa”, “no lo hagas así, hazlo cómo yo te digo”, “Fíjate bien en lo que tienes delante”…

A menudo los estereotipos desvían la libertad expresiva hacia una representación rígida de la realidad en forma de códigos establecidos, pero universalmente reconocible y reforzada.

Sigue leyendo