Los principios básicos no son prescripciones educativas, sino más bien “ideas-fuerza” que impregnan toda la educación. Estos principios se refieren a:

1) La COMPETENCIA COGNITIVA del alumno, es decir, su nivel de desarrollo. La psicología genética ha estudiado este desarrollo, poniendo en relieve la existencia de unos estadios que son relativamente universales. (PIAGET) En la práctica, este principio conectaría con las actividades para la determinación de conocimientos previos que poseen valor de evaluación inicial. Puede realizarse:

Sigue leyendo