¿Qué piensa un niño de dos años sentado en esa silla especialmente dispuesta para ello, o en ese rincón de tan sugerente nombre? Nada. Un niño de dos años no piensa nada, ni resuelve nada, aunque se trata de un método muy extendido y eficaz en niños más mayores.