Todo tipo de expresión desarrolla en el niño una serie de habilidades y capacidades relacionadas con su mundo interior y su conexión y relación con el exterior. Es decir, nos puede dar mucha información sobre él mismo, su interacción con el mundo que le rodea, cómo es percibido y cómo reacciona ante él.

Sigue leyendo