En esta edad comienzan a formar su personalidad, ya son capaces de distinguirse como seres únicos, distintos al adulto, independientes y conscientes de sus capacidades. Seguir leyendo