Category: EL BEBÉ


El niño en los primeros momentos se sirve de reacciones motoras, la risa, el llanto, mirada, gestos que  utiliza como instrumentos para la comunicación.

Los procedimientos de comunicación no verbal son muchos sin embargo, cabe destacar
aquellos que por sus características resultan más significativos:

Sigue leyendo

Anuncios

Según algunas hipótesis parece ser que los niños comprenden el lenguaje con anterioridad a que sean capaces de emitirlo, aunque son hipótesis difícil de comprobar.

Los bebés manifiestan desde los primeros meses de vida un alto grado de comprensión (diferencian voces familiares, responden positivamente a los tonos afectivos y agradables, aunque estos vayan acompañados de mensajes negativos…) mientras que su expresión se limita a algunos sonidos inarticulados, gorgojeos, etc.

Sigue leyendo

¿Es el lenguaje quién determina el pensamiento?

¿El pensamiento condiciona el lenguaje?

¿No es posible el pensamiento sin lenguaje?

Sigue leyendo

El lenguaje infantil es un reflejo del entorno social en el que el niño/a se desenvuelve, la influencia del entorno es importante  siendo la imitación del lenguaje y por otro lado el deseo y la necesidad de comunicarse lo que hace que se forme el lenguaje.

Sigue leyendo

¿Puede el afecto materno prevenir la ansiedad del niño en la edad adulta?

Los bebés de aquellas madres que son atentas y cuidadosas tienden a ser niños felices y bien adaptados. Pero los beneficios psicológicos de tener una  madre afectiva podrían extenderse mucho más allá de la niñez, según un estudio reciente. Sigue leyendo

XilófonoLa elección de los juguetes adecuados para cada niño cobra especial importancia en estas fechas. Cuando se acerca la Navidad familiares y amigos se ponen en contacto con los padres para que les demos pistas y poder así, complacer a nuestros hijos y acertar con su elección. Sin embargo, no debemos exagerar nuestra preocupación innecesariamente: conocer al niño, tener en cuenta la edad y aplicar el sentido común son las bases para llegar al juguete ideal en cada caso.

Sigue leyendo

Los niños son seres emocionales, ya dentro del útero materno inician su vida emocional. Cuando nacen y a lo largo de toda su infancia, captan todo principalmente a través del canal de sus emociones.

Así, ante estímulos desagradables como el frío, el hambre, la soledad o un trato brusco sentirán miedo; ante una mirada agradable o un abrazo sentirán amor; ante la despedida del chupete sentirán tristeza; con un grito o castigo sentirán miedo, rabia o culpa; con la llegada de un hermanito sentirán celos, ante muchas normas y límites pueden sentir rabia o frustración, etc.

Todas estas son situaciones que los niños no saben procesar todavía con su mente ya que su razonamiento se está formando. Pero sí son capaces de procesar las emociones y no podemos frenarla o cambiarla por otra, simplemente podemos respetarla y aceptarla para que pueda crecer con la autoestima alta.

Limitar la conducta pero no la emoción

Cuando un niño muerde, pega o empuja a otro niño actuamos otros o  para él mismo. Es muy importante también que averigüemos qué emoción ha originado esa conducta y que lo hablemos con él. Puede ser que se haya asustado, que esté enfadado…

Si el niño es muy pequeño, conviene que escuchemos su respuesta a través de los gestos de su cara, de su gesto corporal. Si tiene más de 4 años puede que use el lenguaje para contestarnos. Pero lo más importante no es que nos conteste, sino que mamá o papá “pongamos” palabras a lo que ha sentido y le ha hecho actuar así.

Tras nuestra escucha – con el corazón y la observación -, es importante que le indiquemos de qué formas puede actuar la próxima vez que se sienta celoso, enfado, con vergüenza, etc; sin dañar a nada ni a nadie.

La escucha emocional

La escucha emocional nos ayuda a que el niño se sienta escuchado y comprendido, que conozca los sentimientos que le llevan a actuar de esa manera y sepa de qué forma puede expresar lo que siente.

Así pues no respondamos únicamente a su comportamiento, escuchemos y acojamos también la emoción que la sustenta:

  • Describe lo sucedido con “frases espejo”, (sin censurar, reñir, o castigar) ¡veo que le has hecho daño!
  • Pregúntale qué le ha pasado, qué ha sentido para actuar así. Ayúdale dándole pistas pues tú conoces más vocabulario y dominas mejor el lenguaje emocional.
  • Escucha mirándole a los ojos y reconoce sus sentimientos de forma verbal y no verbal: puedes asentir con la cabeza o decir palabras cortas: vaya, ajá, ya veo, etc.
  • Se censura o limita la conducta, nunca las emociones: ya veo te has asustado pero no debes hacer daño a los demás…
  • Muéstrale cómo puede expresar sus emociones, sin dañar a nadie, ni a él mismo, ni a nada. Si te sientes asustado lo puedes expresar con palabras, con un grito. Pero nunca mordiendo”.

Basado en: http://www.serpadres.es/3-6-anos/educacion-y-desarrollo/Educar-la-conducta-a-traves-de-la-escucha-emocional.html

Guía de expresiones del bebé. ¿Qué dice su carita?

En general, no necesitamos ninguna guía para interpretar lo que nuestro bebé siente. Sin embargo, a veces nos bloqueamos: “¿Qué le pasará? “. Es nuestra propia emoción, nuestro miedo o inseguridad, la que nos impide conectar con él. Para estos momentos no viene mal conocer la expresión particular de cada emoción.

Las expresiones del bebé: ¿qué nos están diciendo? Sigue leyendo

Los niños tienen una gran necesidad de jugar.

El interés del niño/a en observar el entorno es inagotable. Tiene gran placer por sentir, tocar, agarrar, coger….

Sigue leyendo

La escuela es el sistema encargado de transmitir conocimientos, normas y costumbres necesarias para incorporarse a la vida social en las sociedades más desarrolladas, uno de cuyos objetivos más importantes es la preparación del individuo para el desempeño de un rol en las estructuras sociales propias. La naturaleza de las relaciones con los adultos y con los iguales son diferentes en la escuela y en la familia y las actividades compartidas varían sustancialmente:

Sigue leyendo