Con la llegada de un nuevo bebé en el hogar, tu niño puede responder de muchas formas distintas. Te damos algunos consejos para ayudarle a aceptar a su nuevo hermanito.

Cuando llega a casa un nuevo bebé, tu hijo puede responder de formas muy distintas: fascinado, celoso, desinteresado, pegado a ti…Su forma de comportarse dependerá de su temperamento. Una respuesta muy común es la de intentar llamar la atención, especialmente cuando estás dando el pecho al bebé o cambiándole el pañal. Puedes seguir los siguiente consejos para ayudarle a aceptar a su hermanito:

Implícalo en el cuidado del bebé. De esta forma, el niño se sentirá integrado en las labores de cuidado del pequeño y no sentirá celos ni ganas de llamar la atención. Puedes decirle que hable al bebé en voz baja o pedirle que le de palmaditas suaves en la espalda. También puedes dejar que lo entretenga cantando, bailando y haciendo reír a su hermanito.

  • Explícale la nueva situación. Una buena manera de hacer entender alniño que ha llegado un bebé a la familia y debe adaptarse a la nueva situación, es mediante la lectura de cuentos sobre su nuevo rol en lafamilia.

  • Escúchale y pasa un tiempo a solas con él. Pasar un poco de tiempo a solas cada día con tu hijo, jugando o dibujando por ejemplo, le hará sentirse especial. Puedes aprovechar estos momentos para averiguar cuáles son sus sentimientos con el cambio de rol familiar. Escúchale e intenta comprenderle.

  • Déjale libertad. Puede que tu hijo no quiera involucrarse con el bebé. Si es así, no le exijas que juegue un papel de hermano mayor. Ignorar a su hermanito es una manera que tienen muchos niños de adaptarse a la nueva situación. Con el tiempo, se le pasará.

No quiere a su hermanito/a

El miedo del hermano mayor a perder sus privilegios y el amor de sus papás cuando llega un nuevo miembro a la familia puede generarle un gran malestar. Te decimos cómo puedes ayudarle a superar sus celos.

“¡Devuélvelo, no lo quiero!”. Leo, de cuatro años, no es el mismo niño desde que nació su hermanito. Se ha vuelto muy caprichoso y muchas veces manifiesta claramente su malestar por la llegada del “intruso”. Su mamá está muy preocupada y teme que éste segundo hijo pueda originar un enorme e inesperado desequilibrio en el seno familiar, donde antes se respiraba un ambiente tranquilo y alegre.
Qué decir: “Leo, tienes razón; este niño llora mucho. Entiendo que te dé rabia. Ven aquí, vamos a leer un cuento”.

Por qué: Es importar animar al hermano mayor a expresar los sentimientos negativos que siente hacia el recién llegado. Esta posibilidad atenúa su frustración y la sensación de marginación. Al mismo tiempo, le permite verbalizar el miedo (muy común en los niños que acaban de tener un hermanito) de perder el cariño de sus papás.

Qué no decir: “¡Eres muy malo! Sólo los niños malos no quieren a sus hermanitos”.

Por qué no: Es posible que, junto al sentimiento de rabia hacia su hermanito, el hermano mayor también desarrolle un confuso remordimiento por la acogida hostil que le ha reservado. Es mejor no decir nunca nada que pueda enfatizar el sentimiento de culpa, porque el malestar por el nacimiento de otro niño, al principio, moderado y temporal, podría cobrar más importancia y prolongarse en el tiempo.

http://www.mibebeyyo.com/ninos/psicologia-infantil/no-quiere-hermanito-5526

Anuncios