ALTERACIÓN DE LA COMUNICACIÓN, destacando aquí el mutismo electivo o ausencia de lenguaje ante determinadas personas o ante circunstancias específicas. Es el rechazo persistente a hablar en una o más situaciones sociales, incluyendo la escuela, a pesar de la capacidad para hablar y comprender el lenguaje hablado.

Es un trastorno poco frecuente que incide más en niños que
en niñas. Por su parte el mutismo total adquirido es excepcional y puede aparecer después de un importante shock afectivo, ya sea de forma súbita o progresiva.

Asimismo, podemos concretar las diferentes alteraciones del lenguaje que van unidas a condiciones personales de discapacidad, entre ellas destacamos las siguientes:

– Discapacidad auditiva. Nos encontramos con una de las discapacidades que mayor repercusión tienen el desarrollo del lenguaje infantil. Lógicamente, ante la ausencia o perjuicio de la audición, el ámbito de desarrollo que más va a verse perjudicado va a ser el lenguaje, presentando dificultades en la comprensión, en la correcta articulación y en la estructura de las frases y del discurso.

– Discapacidad cognitiva. Siempre que existe este tipo de discapacidad, el lenguaje va a encontrarse afectado en sus cuatro componentes, en relación con la edad mental que tenga el niño, es decir, si tiene seis años pero una edad mental de uno, su lenguaje corresponderá al que presenta un niño de esa edad. Van a ser niños cuyo lenguaje va a aparecer tardíamente.

– Discapacidad motora. Cuando existe discapacidad motora, especialmente por parálisis cerebral, el habla se va a encontrar perjudicada, tanto en los elementos segmentales como en los suprasegmentales. Es decir, los niños con parálisis cerebral tendrán serias dificultades en la articulación de determinados fonemas (en función del grado de afectación, más o menos serias), así como en la entonación, el ritmo y la fluidez del habla. En los casos más severos, pueden ser precisas ayudas técnicas para suplir su falta de capacidad lingüística. Si, además, presentara discapacidad cognitiva, no sólo manifestaría dificultades en el habla, sino que el lenguaje, en todos sus componentes, se encontrará afectado, por lo que puede llegar a precisar de sistemas alternativos de comunicación como el Bliss o el SPC, como único medio, en ocasiones, de comunicación con los que le rodean.

-Espectro autista. Uno de los aspectos más estudiados en el desarrollo del sujeto con espectro autista ha sido el de las peculiaridades de su lenguaje. Nos encontramos con diversas peculiaridades, propias de los trastornos generalizados del desarrollo, a nivel lingüístico como pueden ser: ecolalias y esterotipias verbales, lenguaje repetido, dificultades morfonsintácticas, problemas con la utilización de los artículos, etc

Por:  Marta Villegas y Beatriz Glez.

Anuncios