Desde el nacimiento, el niño va desarrollando todas sus capacidades al interaccionar con el entorno. En su desarrollo interviene el movimiento, la afectividad, la socialización, el lenguaje y el pensamiento.

CONCEPTOS BÁSICOS

 

Asimilación – acomodación  

Son dos aspectos clave que caracteriza al proceso de adaptación del individuo al entorno. El conocimiento, para Piaget, incluye estos dos procesos complementarios e indisociables:

Por una parte, “la asimilación” que significa que la información que nos llega se interpreta según el sistema cognitivo ya existente en cada sujeto. Ej: el niño que coge una escoba como caballito, asimila este objeto a su concepto mental de los caballos “para montarse en ellos y trotar”.

Por otra “la acomodación” que puede entenderse como la captación de las cualidades estructurales de la información que proviene del medio. Ej: el niño lava a su muñeco imitando los gestos de su padre cuando lo lava a él, está acomodando su aparato mental a los detalles de la actividad de su padre.

El concepto de estadio 

Siendo un elemento crucial de las teorías del desarrollo, no deja de ser cuestionable cuando se concibe como si se tratara de fases uniformes, discontinuas y generalizables a todos los sujetos, como queda patente en el enfoque de Piaget. En la propuestas más recientes se presenta una noción de estadio “débil” de manera que pueda establecerse la existencia de periodos, pero sin relegar los efectos ambientales y por lo tanto las diferencias inter e intraindividuales que se dan en un mismo estadio, como hace por ejemplo Ausubel.

Para Brunner los estadios:

 

  • Nos ofrecen unas referencias orientativas sobre aquello que podemos esperar de los sujetos según su nivel de edad.

  • Delimitan las expectativas sobre los objetivos que se pueden alcanzar.

  • Ayudan al educador a comprender las limitaciones y logros que se producen en cada uno de estos periodos y a seleccionar experiencias que faciliten la transición

    Debe entenderse que la normatividad de los estadios no es prescriptiva. No determina lo que necesariamente debe suceder, sino lo que es probable que suceda bajo contextos considerados normales.

    Contexto y desarrollo

     

  • La psicología soviética fue una de las impulsoras de la orientación psicológica hacia los factores socioculturales. Destacando Vygotsky que concede una singular relevancia a los factores sociohistóricos en el desarrollo del pensamiento y del lenguaje y, además, asigna al lenguaje un papel decisivo en la evolución del pensamiento.
  • El modelo ecológico que permite analizar el contexto en el que el niño está inmerso y su incidencia en el desarrollo cognitivo. Para Bronfenbrenner (1987), su representante más significado, todos los aspectos del entorno, tanto físicos como sociales, se configuran como un sistema del que forma parte el sujeto.

    PERIODO SENSORIOMOTOR (0-2)


    Veamos a continuación, tomando como referencia el modelo de Piaget, cómo progresa el desarrollo del niño/a desde la fase sensoriomotora.

     

  • ETAPA I: Ejercitación de los reflejos ( de 0 a 1 mes). El bebé llega al mundo dotado de diversos reflejos. Unos desaparecen y otros, evolucionan hacia conductas más complejas como consecuencia de su aplicación constante a objetos externos. Reflejos como la succión, movimientos de manos y piernas, etc. Constituyen los primeros esquemas sensoriomotores del bebé y los cimientos del desarrollo cognitivo humano.
  • ETAPA II: Reacciones circulares primarias ( de 1 a 4 meses). La succión, vocalización, prensión…, se ejercitan constantemente. Además empieza a coordinar un esquema con otro: visión-audición, succión-prensión, visión- prensión. Ej: el niño vuelve la cabeza en dirección al sonido que acaba de oír.
  • ETAPA III: Reacciones circulares secundarias (desde los 4 a los 8 meses). Como consecuencia de las acciones del bebé sobre los objetos, se producen resultados que despiertan su interés y le refuerzan a repetir una y otra vez la misma acción por el placer de experimentar los mismos efectos. Esta atención dirigida a alcanzar los objetos que puede manipular, le conducirá a interesarse por explorar el medio.
  • ETAPA IV: Coordinación de esquemas secundarios y su aplicación a situaciones nuevas (desde los 8 a los 12 meses). Las conductas que el niño realiza ahora tienen un propósito, son intencionales. Ejercita deliberadamente un esquema como medio para el ejercicio de otro esquema. Por ejemplo, cuando aparta un objeto, con el fin de coger otro objeto situado detrás.
  • ETAPA V: Reacciones circulares terciarias (desde los 12 a los 18 meses).   Este periodo está caracterizado por la exploración activa e intencionada de las características estructurales y funcionales de los objetos, por medio de nuevas y diversas formas reactuar sobre ellos. Descubre nuevos medios para alcanzar sus metas, como por ejemplo, coger un objeto tirando de la tela que está debajo de él.ETAPA VI: Combinaciones mentales e inicio del pensamiento (desde los 18 a los 24 meses). El logro de esta fase es la capacidad de representar los objetos por medio de símbolos, como cuando el niño es capaz de nombrar un objeto ausente. A esta importante función Piaget la denomina función simbólica (imitación sin modelo, el juego simbólico, el dibujo, las imágenes mentales. 

    Para Vygotsky, por el contrario, el lenguaje no es un simple reflejo del pensamiento, se desarrolla paralelamente a él y cumple importantes funciones en este periodo, entre otras, instrumentales, reguladoras de la conducta y comunicativas.


    Etapa preoperacional (2-6)

    Son muchos los que reprochan a Piaget que haya transmitido una imagen negativa de este periodo, al considerarlo como una fase de transición entre el desarrollo del pensamiento simbólico (logrado al final de la fase anterior) y la adquisición de las operaciones concretas, y haber descrito sus características (egocéntrico, irreversible…) como una retahíla de sus limitaciones más que sus logros.

    Limitaciones del pensamiento preoperatorio

     

    1. Egocentrismo. Es la incapacidad de ver las cosas desde otro punto de vista que no sean el propio. Al explicar los fenómenos del entorno, al niño le resulta difícil diferenciar con claridad el propio yo del mundo exterior

    2. Centración. Se atiende a un solo aspecto de la realidad dejando de lado otros muchos. Hace que en la prueba de los vasos de líquido, el niño no pueda considerar a la vez la altura y la anchura de los vasos.

    3. Irreversibilidad. Incapacidad de percibir una misma acción en ambos sentidos.

    4. Yuxtaposición. Tendencia a la fragmentación inconexa de un relato, yuxtaponiendo unas ideas a otras.

    5. Sincretismo. Las representaciones del niño proceden por esquemas globales y subjetivos sin previo análisis.

     

    Logros del pensamiento preoperatorio

    Flavell (1984) rectificando la visión negativa de su predecesor señala los siguientes:


    Desarrollo de la comunicación, información y control. De los 2 a los 6 años se produce un avance sin parangón en el desarrollo del lenguaje. Está en mejor disposición que en el periodo anterior tanto para transmitir mensajes como para recibirlos; su capacidad de comprensión y producción verbal está en pleno auge. A través de la comunicación, aparece una cierta capacidad de autocontrol sobre su propio comportamiento como la de:

    • Iniciar y mantener una conducta.
    • Inhibir conductas deseables pero inadecuadas o prohibidas.
    • Aplazar y suspender una actividad.
    • Demorar la obtención de una gratificación.

    No obstante esta autorregulación está en sus inicios, por lo que es algo precaria y poco regular. La adquisición de estas nuevas habilidades, hacen que el niño de este periodo sea más educable, entrenable y evaluable.

     

    Por: Marta Villegas y Beatriz Glez

 

Anuncios