El niño en los primeros momentos se sirve de reacciones motoras, la risa, el llanto, mirada, gestos que  utiliza como instrumentos para la comunicación.

Los procedimientos de comunicación no verbal son muchos sin embargo, cabe destacar
aquellos que por sus características resultan más significativos:

· La kinésica . Abarcaría todos los movimientos corporales.

· Expresión facial. Es originalmente la fuente primaria de información para el individuo. La cara es el lugar para expresar estados emocionales y refleja actitudes interpersonales.

· Interacción de la mirada . Es un caso específico de kinésica, pero su importancia nos lleva a tratarla por separado. La conducta visual proporciona información y retroalimentación informativa que permite la regulación del intercambio lingüístico, el aspecto quizás mas importante de la interacción social.

· Prosodia lingüística y paralenguaje . Bajo estos términos se definen los fenómenos vocales del acto del habla, que acompañan la producción de una secuencia lingüística. Con frecuencia se ha destacado que ciertos fenómenos paralingüísticos tienen valor comunicativo por sí mismos sin que necesariamente sean complementarios a los usos lingüísticos. Ejemplos tales como el chasquido de la lengua, cierto tipo de carraspeo…

· Proxémica . Se refiere al uso del espacio físico en interacciones con otros y al significado y uso del espacio.

La expresión simbólica en el niño

Anterior al lenguaje de señales fue el de gestos y movimientos. Por esto la primera iniciación al simbolismo puede ser a partir de la mímica, que permite imitar, representar o expresarse por medio de gestos o ademanes.
La expresión corporal tiene muchas posibilidades como forma de transmisión conceptual, y a través de ella podemos comunicar ideas, representar situaciones… El movimiento del cuerpo es una forma a través de la cual el humano trasmite y recibe información: es decir se comunica.
A los 2-3 años, el niño ya tiene una gran capacidad de imitación y es el momento adecuado para pedirle que emita sonidos y movimientos de animales, hombres, etc.

Hacia los 4-5 años, el carácter expresivo de los gestos es más real, al tiempo que su dominio neuromuscular aumentará sus posibilidades expresivas: es el momento de la dramatización, la danza…

Los códigos no verbales

Los códigos son agrupaciones ordenadas de símbolos que permiten unas mayores posibilidades comunicativas y nos acercan a las grandes convenciones sociales como por ejemplo la escritura, cálculo, etc.
Entre los códigos no verbales que en la etapa infantil se deben trabajar cabe destacar: la representación matemática, la expresión plástica, la expresión musical y la expresión dramática.
A medida que el niño va accediendo al dominio de las distintas formas de representación, profundiza en su relación con el medio a la vez que se enriquece.

Por: Marta Villegas y Beatriz Glez.

Anuncios