LOS CELOS ENTRE HERMANOS


Los celos se producen cuando nos sentimos en desventaja, real o imaginaria, y se inician en un momento de necesidad afectiva.

En realidad el sentimiento de celos es el miedo de perder el afecto del otro y representa un conflicto.


Los celos son normales y representan una sana señal de desarrollo y de capacidad de relación  La rivalidad entre hermanos es formativa, ya que ayuda a superar el egocentrismo infantil y permite desarrollar recursos internos de superación  es una experiencia de relaciones con otras personas que luego debe trasladarse al mundo social. Por lo tanto, la rivalidad fraterna es un ensayo de la vida social y consiste en tomar a los hermanos como compañeros de practicas para la socialización y la competencia social.

Seria deseable favorecer el desarrollo de la individualidad de cada hijo, buscar momentos en los que hacer cosas con cada hijo de manera individual.

Aunque cada persona es única y diferente, los celos pueden sentirlos el hermano mayor del pequeño, o el pequeño del mayor.


¿Pero como sabemos que los hijos están celosos?,¿Que hacen cuando sienten celos?

Los celos se manifiestan muchas veces llamando desmesuradamente la atención de los padres y aumentando la dependencia, tal vez para comprobar el grado de afecto que los padres sienten por ellos.


Algunas actitudes de los padres para prevenir y resolver los celos

Disminuir el sentimiento de celos significa hacer crecer la autoestima, es decir, todo aquello que desarrolle el valor de uno mismo facilitara la resolución de los celos.


La reflexión de los padres sobre sus propias actitudes hacia los hijos ayudara a comprobar si se está fomentando un exceso de rivalidad que podría provocar sentimientos negativos. La comparación entre hermanos es una de las principales causas para provocar celos.


El hecho de no aceptar las diferencias entre hermanos, haciendo que todo tengan exactamente lo mismo, supone no atender a la individualidad y a la formación de cada uno como ser único y especial. La tendencia a resaltar las conductas negativas y a fijarse poco en las positivas reforzara el mantenimiento del comportamiento que los padres no desean, ya que muchas veces los niños repiten aquellas acciones que saben que obtienen más atención por parte de los adultos.

Hay que hacer ver a los hijos que el amor compartido no significa menos amor.

Resolver el sentimiento de celos es resolver un problema de identidad.

Aunque los celos pueden aparecer a cualquier edad, suelen ser una de las características de la etapa egocéntrica, entre los tres y los cinco años.

Por: Marta Villegas y Beatriz Glez

Basado en: Articulo “Los celos entre hermanos” Maria Ferrer

 

Anuncios