La Pedagogía Sistémica  creada por Angélica Olvera (maestra mejicana) es un paradigma educativo nuevo y diferente que ha demostrado ser muy útil para la labor de los maestros y aporta muchas soluciones también a nivel personal.

El objetivo es crear unas condiciones idóneas en el sistema educativo, para que el aula sea un espacio que genere aprendizajes significativos orientados hacia la vida.

Este paradigma concibe la educación como un fenómeno en el que se encuentran e interactúan diversos sistemas: familia, alumnos y maestros en el contexto del centro escolar, donde le corresponde a cada uno ocupar un lugar y ejercer su función en el proceso de enseñanza-aprendizaje para alcanzar los objetivos de manera exitosa.

Dentro de la Pedagogía Sistémica podemos acercar nuestra mirada hacia una aproximación más racional, esta pedagogía se fundamenta en dos pilares básicos:  la fenomenología y el pensamiento sistémico relacionados con Bert Hellinger (filósofo, terapeuta y docente alemán que desarrolla su propio modelo de terapia familiar)

O hacia un acercamiento más emocional, esta pedagogía es particularmente sensible a la inclusión sistémica de las emociones y la inteligencia emocional, y potencia el desarrollo de los vínculos y las relaciones en la educación.

La Pedagogía  Sistémica pretende:

-Hacer de la Escuela un lugar de encuentro, donde los padres expresen sus preocupaciones y sus necesidades

-Un foro multicultural que atienda a la diversidad de las familias

-En el que los padres y maestros generen acuerdos para mirar el futuro y formar estrategias conjuntas

-Los maestros se ubicarán desde un lugar de ayuda respecto a las familias.

Algunos de los beneficios que se pueden disfrutar son:

-Desarrollar la capacidad del niño/a y potenciar el uso de todas sus competencias, conocimientos y recursos

-Reforzar la pertenencia nuestros alumnos/as a sus sistemas familiares y después también al escolar

-Mejorar las relaciones con las familias cuando nos ponemos a su disposición, potenciando su implicación en la educación de sus hijos y estableciendo líneas conjuntas de actuación.

La Pedagogía Sistémica nos invita a asumir de manera amorosa y clara nuestro compromiso como maestros, compromiso con nuestra vocación, nuestros alumnos y con sus familias dando lo mejor de nosotros.

Por: Marta Villegas y Beatriz Glez

Anuncios