Durante este tercer año de vida los niños experimentan un gran cambio en cuanto a lenguaje y pensamiento. Por tanto, su juego libre es de una gran variedad y profundidad. Hemos de organizar su espacio de aula según sus preferencias y su evolución.

En este aula suele haber 20 niños máximo, es por ello que debemos prestar mucha atención y cuidado a la hora de dar respuesta a todos sus intereses, que el espacio esté organizado, haya materiales suficiente para todos y se produzcan el menor número de conflictos posibles.

ESPACIO DE FAMILIAS

Este espacio siempre debe estar en el aula, en todos los niveles, pero sobre todo en el período de adaptación, ya que son algunos padres los que quieren compartir el espacio con sus hijos los primeros días y no se ubican en el aula.

Una mesa, alguna silla, una pequeña alfombra, cortina, unas pastas y un café… harán de este lugar un sitio acogedor, porque además de acoger a los niños, también debemos de acoger a los padres.

ESPACIO DE MOVIMIENTO

En estas edades, los niños ya saltan, trepan, se tiran… hace muchos tipos de movimientos y todos los tenemos que tener contemplados. No debemos temer por ellos ya que están aprendiendo a controlar su cuerpo y sus movimientos y debemos que ofrecerles retos cada vez mayores. Pondremos algunos módulos para saltar, como una mesa, un colchón, una escalera, una rampa, cajas… todo formando un mismo conjunto.

ESPACIO DEL JUEGO SIMBÓLICO

Este espacio será el más grande debido a que por su desarrollo y evolución es en lo que están más interesados. su pensamiento y mente comienza a desligarse de lo real y una pelota pequeña puede ser un huevo, una patata, o quizá una luna.

Deberemos tener una cocinita con todo tipo de accesorios, cacerola, platos, estropajo, servilletas, botes… También una camita donde puedan simbolizar que se van a dormir, con mesilla, lámpara, cuna, perchas y ropa para disfrazarse… Y lo que tampoco puede faltar son los muñecos, con alguna cuna, la bañera, el biberón, un cambiador con pañal y toalla… Todos estos elementos posibilitarán al niño expresar y simbolizar lo que vive en su familia.

ESPACIO ÍNTIMO

Un mueble, un baúl… cualquier lugar es bueno para esconderse detrás de una cortina donde no puedan verle. Un lugar recogido y acogedor, con una alfombra, alguna planta o alguna revista.

ESPACIO DE BIBLIOTECA

Este espacio se puede colocar donde queráis, puede ser en el espacio íntimo por ejemplo, pero no debe faltar. Un expositor de libros donde se vean de cara y no de canto, con algunos cuentos a su alcance de tamaño mediano, con hojas gruesas e historia de animales o niños sencilla.

ESPACIO DE EXPRESIÓN

Los niños necesitan expresar en esta edad, lo hacen mediante el lenguaje, el juego simbólico, pero también necesitan hacerlo mediante el arte. En este espacio podremos una pizarra o una cartulina para que pinten con diferentes materiales: rotuladores, tizas, ceras… que estará siempre a su disposición.

También pondremos en una estantería varios tipos de construcciones, de madera, de encajar, pequeñas, grandes… todas en cestos que los contengan y con una pequeña muestra al lado de una construcción hecha para que invite a acercarse. Debemos poner una plataforma en el suelo, alfombra o una mesa para que realicen estas construcciones.

Los animales son elementos muy importantes, tanto los de granja como los salvajes les gustan y apasionan, haciendo verdaderas historietas con ellos.

ESPACIO DE EXPERIMENTACIÓN

A los niños les gusta tocar, explorar, conocer con los sentidos todo los materiales. Podemos poner algunas bandejas a su alcance con diferentes materiales y algunos cacitos, ya puede ser arroz, cáscara de naranja, café, romero o harina. ¡Les encantará!

ESPACIO DE HIGIENE

Este espacio debe estar al lado de una fuente de agua, puede ser la pila de la clase. Allí pondremos un espejo, una papelera y pañuelos para que se limpien y se sequen. También los vasos de agua para que beban.

Por: Marta Villegas y Beatriz Glez

Anuncios