La celíaquía es una enfermedad causada por la intolerancia al gluten del trigo, la cebada, el centeno, la avena y la malta. Esta intolerancia afecta a la mucosa del intestino delgado, dependiendo de su intensidad puede provocar la destrucción de las vellosidades del intestino delgado que trae como consecuencia una mala absorción de los nutrientes de los alimentos; en casos leves de celiaca los síntomas no se notan por lo que muchas personas viven con la enfermedad sin darse cuenta, hasta que su cuadro se agrava y son diagnosticados.

El gluten es una proteína que se encuentra presente en cerca del 70% de los alimentos manufacturados, en cereales como la avena, trigo, cebada, o centeno.

La persona celíaca puede llevar una dieta variada sin mayores dificultades ya que existen infinidad de cereales que no contienen gluten, por lo que la celiaquía no es un problema.

El tratamiento contra la enfermedad celíaca es adaptarse a una dieta sin gluten, pero resulta excesivamente difícil comer sin esta proteína ya que los celíacos carecen de una regulación que les garantice productos accesibles, aptos y seguros.

La celiaquía es una afección que puede pasar desapercibida, ya que ha sido diagnosticada sólo una pequeña fracción de enfermos. Un celíaco correctamente diagnosticado que siga una dieta sin gluten de por vida, será una persona sana con condición celíaca.

http://blogdefarmacia.com/prohibido-el-gluten-para-celiacos/

Los síntomas de la celiaquía se presentan de diferentes formas dependiendo de cada uno, pero los síntomas más comunes son:

  • Barriga grande

  • Retraso en el crecimiento en niños (talla o peso)

  • Sufrir diarrea prolongada

  • Sufrir de estreñimiento

  • Tener pérdida de peso

  • Puede incluir vómitos

  • Puede estar irritable

Por: Marta Villegas y Beatriz Glez

Anuncios