Los niños tienen una gran necesidad de jugar.

El interés del niño/a en observar el entorno es inagotable. Tiene gran placer por sentir, tocar, agarrar, coger….

Un niño/a emocionalmente bien ajustado tiene infinitas ideas e hipótesis, mientras que el interés de un niño/a con dificultades emocionales está comprometido, no es capaz de descubrir o experimentar, su tiempo lo ocupa en conseguir bienestar emocional, al no sentirse bien no se siente capaz ni confiado para ejercer alguna tarea. Se puede identificar a un niño/a compungido por la superficialidad de su juego.

Para que un niño/a pueda exponernos su espontaneidad natural se requiere una relación de confianza profunda. Cuando ésta se da el niño/a se siente suficientemente seguro como para desear jugar y solo.

La movilidad libre y el juego independiente son especialmente importantes para el desarrollo saludable de la personalidad del niño/a.

La incapacidad de jugar de manera independiente incrementa el sentido de dependencia del niño/a respecto del adulto, sin embargo la actividad independiente le permite experimentar la autonomía. Puesto que puede decidir con que jugar y depende del mismo niño/a explorar, descubrir o experimentar con lo que requiera su atención o dejarlo para buscar otro juego que le interese más.

Cuando un niño/a esta experimentando con un objeto esta descubriendo todas sus propiedades por medio de todas las acciones que se le ocurra ejercer sobre él. Encuentra que los objetos, el entorno y el mundo tiene sentido y es capaz de entenderlo. En su desarrollo su propia acción le ayuda a aprender a hacer cosas que le proporcionan placer y conquista de logros.

El niño/a que vive estas experiencias gana confianza en sí mismo y puede manejarse de manera diferente en situaciones problemáticas. Es el adulto el que debe continuamente crear los requisitos y condiciones en los que un juego libre, independiente, pueda llevarse a cabo de manera satisfactoria.

Por: Marta Villegas y Beatriz Glez.

Basado en el libro Los Orígenes del Juego Libre, Éva Kálló/Györgyi Balog

 

Anuncios