La resiliencia es la capacidad que tiene el ser humano para afrontar a las dificultades, los problemas, superarlas y transformarlas.

Un niño que haya vivido en su temprana infancia alguna experiencia traumática o de mucho dolor, puede recuperarse y sobreponerse a través de la resiliencia, será capaz incluso de salir fortalecido.

Cómo podemos desarrollar la resiliencia en los niños/as:

-Enseña y anima a tus hijos a la importancia de los amigos. Paralelamente se ha de desarrollar una red familiar fuerte para que los niños se sientan acogidos y aceptados.

En la escuela, hay que estar atento al hecho de que ningún niño esté aislado. Las relaciones personales fortalecen la resiliencia de los niños.

-Ayudar a otros puede permitirle superar la sensación de que no pueden hacer nada. A través de trabajos voluntarios apropiados a su edad, así como de pequeñas tareas que les des, los niños podrán sentirse valorados. En la escuela, se podría ejercitar pequeñas iniciativas con la creación de maneras de ayudar a los demás.

-Establecer una rutina diaria y  seguirla. El respeto a la rutina es un sentimiento reconfortante para los niños, especialmente a los más pequeños.

-Es importante que todos cuidemos de nuestra salud, de nuestra apariencia, de nuestro descanso… Eso debe ser inculcado en los niños, desde pequeños. Con el ejemplo, podemos enseñar a los niños a cuidarse, a que se valoren, haciendo deporte, jugando, comiendo y durmiendo bien, etc.

-Marcar algunos objetivos que ellos pueden alcanzar. Así experimentarán el valor de logro, del alcanzado, y disfrutarán del sentimiento de conseguir pequeñas metas. Aprenderán que tener desafíos les hacen sentirse ‘grandes’.

-Aprender a confiar en sí mismo para resolver los problemas y tomar las decisiones adecuadas. Enséñale a tomar la vida con humor y la capacidad de reírse de sí mismo. En la escuela, ayudar a los niños a ver cómo los logros individuales contribuyen al bienestar de la clase como un todo.

-Fomentar una actitud positiva frente a las adversidades ayudará a los niños a enfrentarse a las dificultades con optimismo y positivismo.

-Los cambios pueden a menudo ser terribles para los niños y adolescentes.Ver que el cambio forma parte de la vida y que se puede afrontar y acomodar a ello, hará que desarrolle estrategias para sentirse seguro.

Por: Marta Villegas Y Beatriz Glez.

Anuncios