Los primeros días de colegio o de escuela infantil suelen ser un poco caóticos: toda la familia tiene que cambiar de horarios y pasar el periodo de adaptación y los niños necesitan acostumbrarse a sus compañeros, su profe, el aula nueva… Estos trucos os ayudarán a un aterrizaje mucho más suave.

¡Empieza el curso! Recuerda que las primeras semanas hay que contar con más tiempo del necesario para levantarse, desayunar, llegar al colegio o a la escuela infantil… Las prisas y unos padres estresados no ayudan nada a empezar el curso con buen pie.

Por eso, una buena idea es que papá y mamá adapten su horario al ritmo escolar. Si no, acabarán por agotarse y será inevitable que se enfrenten al día con poca paciencia y mal humor. Y eso, al final, repercute en los niños.

Sugerencias para una vuelta al cole feliz

  • Dejarlo todo el listo por la noche: uniforme o ropa que se vaya a llevar al cole, mochilas listas, agua, media mañana… Así se evitan sustos innecesarios nada más levantarse y es más fácil salir a la hora prevista.

  • Poner el despertador media hora antes: hasta que el cuerpo (y la cabeza) se acostumbre al ritmo escolar es normal hacer todo más lento. Si contamos con un tiempo de margen, la vuelta a la rutina será mucho más relajada.

  • Visitar antes el cole: lo ideal sería poder conocer su clase antes de empezar. Si no, un paseo por los alrededores del colegio ayudará al niño a verlo como un sitio familiar.

  • No llegar tarde el primer día: salir un poco antes de casa para hacer el trayecto sin prisas, poder aparcar (si se va en coche) y entrar a clase con el resto de los compañeros hace más agradable el momento.

  • Hacer el periodo de adaptación: aunque sea un esfuerzo para los padres, al niño le ayudará a llevarlo mejor, sobre todo si está empezando en la escuela infantil o va al cole directamente.

  • Llevar su objeto de consuelo: el pequeño se sentirá más tranquilo si va acompañado a clase de su muñeco favorito o su balón del alma (eso sí, hay que preguntar antes en la escuela o en el colegio, porque en algunos no les dejan llevar juguetes de casa).

  • Transmitir seguridad: explicarle lo importante que es hacerse mayor y lo bien que lo está haciendo. Algunos padres no llevan bien los primeros días de cole, pero es importante no contagiarle nuestros miedos.

  • Recoger al niño con una sonrisa: aunque papá y mamá hayan tenido un día duro de trabajo, el peque lleva esperando muchas horas el momento del reencuentro.

  • Preguntarle: hay que saber cómo le ha ido el día, eso sí, sin agobiar con infi nidad de preguntas. Además de lo que nos cuente su profe, no hay que perder de vista las impresiones del niño.

  • Tener paciencia: empezar el cole es un cambio importante, es normal que esté algo más nervioso.

Anuncios