“La naturaleza hace del hombre un ser natural, la sociedad hace de él un ser social, sólo el hombre es capaz de hacer de sí un ser libre”

Rudolf Steiner (1861-1925) era un filósofo, literario, educador, artista y pensador austríaco que basó su pedagogía en una educación que respeta y apoya el desarrollo fisiológico, psíquico y espiritual del niño, no sólo intelectual. “Un buen desarrollo emocional es garantía para un buen desarrollo intelectual”.

De acuerdo a la filosofía de Steiner, el ser humano es una individualidad de espíritu, alma, y cuerpo, cuyas capacidades se despliegan en tres etapas de desarrollo de siete años cada una (septenios) hacia la madurez del adulto:

  • De los 0 a los 7 años, basado en la imitación natural como medio de aprendizaje

  • De los 7 a los 14 años, basado en la imaginación y el arte

  • De los 14 a los 21, basado en la búsqueda de la verdad y lo real

La pedagogía Waldorf está avalada por la UNESCO. En España lleva 30 años, el primer centro que se fundó fue en Madrid y están reconocidas por el Ministerio de Educación. No se enseña en la universidad, sino mediante cursos, encuentros, es un aprendizaje continuo. La universidad de LASALLE ha creado un postgrado de Waldorf. El 80% del currículum finlandés está basado en Waldorf.

PRIMERA INFANCIA (0-6 AÑOS)

Los niños pequeños se entregan totalmente a su entorno físico; absorben el mundo sobre todo a través de sus sentidos y responden con el modo más activo de aprendizaje y conocimiento: la imitación.

La imitación es la capacidad de identificarse con el entorno a través de la voluntad activa: la acción y el hacer. Toda ira, amor, alegría, odio, inteligencia, estupidez, le habla al niño a través del tono de voz, el contacto físico, los gestos corporales, la luz, la oscuridad, el color, la armonía, y la desarmonía. Estas influencias son absorbidas por el organismo físico y afectan al cuerpo para toda la vida.

LA ESCUELA

Los padres, niñeras, maestras de educación inicial y jardín, tienen la responsabilidad de crear un entorno que sea digno de esta imitación incondicional del niño. El entorno debe ofrecer al niño oportunidades para la imitación plena y para el juego creativo. Esto apoya al niño en la actividad central de estos primeros años: el desarrollo de su organismo físico. En últimas, debilita las mismas capacidades de juicio e inteligencia práctica que el maestro quiere fomentar. El adulto no impone ni invita a trabajar, hay un ambiente rico en estímulos done el niño actúa su fuerza de voluntad hacia el aprendizaje.

El niño tiene la posibilidad y el espacio para desarrollarse libremente y despertar la naturalidad individual. El niño puede jugar libremente en el aula, no por rincones, ni estructurada. El juego libre es la base del desarrollo completo del niño

En el jardín de infantes, los niños juegan a cocinar; se disfrazan y se vuelven madres y padres, reyes y reinas; cantan, pintan y dibujan. A través de canciones y poemas aprenden a disfrutar el idioma; aprenden a jugar juntos, escuchan historias, ven obras de títeres, hacen pan, preparan sopa y ensaladas de frutas, modelan con cera de abejas y construyen casas a partir de telas y cajas. Involucrarse en forma total en este tipo de trabajos es la mejor preparación del niño para la vida. Desarrolla las capacidades de concentración, el interés, y el amor por aprender. Los materiales son poco definidos para trabajar la versatilidad, la imaginación, la creatividad.

La palabra humana es importante, no hay discos ni radiocasete. Se trabaja con el canto, con la voz. Juntan a niños de diferentes edades para trabajar el ámbito social y emocional especialmente.

ACTUALIDAD

El niño no necesita tantas cosas (extrescolares, tecnologías…), necesita cosas más sencillas y verdaderas y contacto con los adultos. La pedagogía Waldorf incluye en su programa, además de las asignaturas del currículo oficial, asignaturas artísticas (música, danza, teatro, pintura…), que se complementan con trabajos artesanales en proyectos con diferentes materiales como lana, hilo, barro, madera, cobre, piedra…

Los niños salen preparados, salen con una mayor libertad a la hora de elegir, han tocado muchos campos, tienen un criterio propio bien formado.

El centro debe ser un encuentro para las familias y los niños. La educación primaria y formal se está haciendo con la educación infantil. El niño en los primeros 6 años está construyendo su cuerpo, su ser. Cuando intelectualizamos demasiado pronto (fichas, inmovilizándose), robamos una serie de fuerzas  (jugar, moverse), y tiene un riesgo: el fracaso escolar.

CUESTIONES

¿Cómo es el aprendizaje de esta metodología?

El aprendizaje de los niños es a través del juego y del movimiento. Un niño sentado en una silla es algo extraño al proceso de aprendizaje.

¿En esta metodología cómo se les enseña a leer y escribir?

A través del juego se les dan las capacidades del lenguaje para que en la siguiente etapa aprendan rápidamente a leer y a escribir. Tiene muchas experiencias de escuchar y de hablar. Lo fundamental es que perciban que aprender es una experiencia alegre, así de esa manera pasan a la etapa dos con muchas ganas de aprender.

Es muy importante que los niños tengan desafíos en la educación, pero la educación es integral y no todo se puede examinar por ejemplo la empatía del niño.

¿Cómo saber si esta metodología cambia exámenes por atención?

Así es, un profesor sigue a un alumno en las materias principales durante muchos años no necesita examinarlo para conocer su nivel. Otro punto de estrés es la tecnología moderna, útil y beneficiosa en general. Pero a los niños expuestos horas y horas frente a pantallas eso los limita respecto al mundo.

¿Qué es lo más importante que podemos dar los padres?

Ser padres hoy en día puede ser difícil, porque la extensión de la familia tradicional se ha perdido y con ella la diversidad de modelos. También se ha perdido el contacto con la naturaleza, que es muy nutritiva para ellos.

El consejo seria que los padres sean consientes de que sus hijos necesitan naturaleza y tiempo. Debe haber una coherencia con la escuela.

FAMOSOS

Entre las celebridades que han estudiado en estas escuelas están Jennifer Aniston (1969), Kenneth Chennault, Michael Ende, Sandra Bullock, Barbara Becker, Meret Oppenheim, Ferdinand Alexander Porsche, Linn Ulmann, Kristen Nygaard, Nira Bravo, Ursula Vargues.

Por: Marta villegas y Beatriz Glez

Anuncios