Siempre se ha dicho que leer es bueno, que es preciso que te vean los niños hacerlo para que lo imiten y tengan gusto por la lectura. Pero, ¿por qué es tan importante? ¿qué desarrolla? ¿qué podemos hacer?

Leer a los niños es una de las formas más efectivas de enriquecer su lenguaje, especialmente su vocabulario y su sintaxis. También promueve habilidades que se requieren antes de comenzar a leer y están relacionadas con el éxito en el futuro. Pero lo más inmediato es que fortalece las relaciones entre los padres y los hijos, muy importantes en estas edades para todos los desarrollos y capacidades del niño.

Dada la gran importancia que tiene el hábito de la lectura os daremos algunos consejos para llevarlo a cabo.

  • Lee todos los días a tu hijo, aunque solo sean 10 minutos. Es tiempo compartido juntos.
  • Leer tiene que ser divertido. No tienes por qué leer una historia hasta el final si el niño pierde interés.
  • Deja que sea tu hijo quien elija qué libro quiere leer, aunque eso signifique leer el mismo una y otra vez.
  • Invita a tu hijo a que te “lea” un libro muy familiar que ha memorizado a base de habérselo leído tú muchas veces.
  • Haz pausas y pregunta al niño sobre las ilustraciones o sobre qué cree que pasará a continuación en la historia. Las respuestas te pueden sorprender.
  • Lee libros para niños variados, incluyendo cuentos clásicos, poesías o libros de rimas.
  • Atiende a los intereses de tu hijo al elegir los libros. Hay muy buenos libros sobre temas no solo ficticios como el océano o los perros.
  • Cualquier momento es bueno: antes de dormir, por la mañana, en el parque…
  • La edad no importa, da igual la edad que tenga tu hijo, desde meses hasta años puedes dedicarle unas palabras, algunas lecturas, unas rimas…
  • Puedes dejar que se familiarice con distintos formatos de lecturas, periódicos, revistas, libros, catálogos, carteles… Las letras y los mensajes están en todo nuestro entorno.
  • ¡Acude a tu biblioteca local más cercana!

Por: Marta Villegas y Beatriz glez

Anuncios