Un día de lluvia no tiene que ser un impedimento para hacer algo con niños. Si no se os ocurre nada preguntadles a ellos, tienen una imaginación que te sorprenderá!!!

NOS DISFRAZAMOS

Los niños se lo pasan en grande disfrazándose, vale cualquier traje, lo que importa es que se diviertan jugando a ser otros. Aunque para ellos es un juego, a través de su disfraz nuestros hijos aprenden muchas cosas. El disfraz ayuda al pequeño a desarrollar la creatividad y el plano simbólico.

Por ello es imprescindible un baúl con: corbatas, pulseras, collares, zapatos de tacón, gorros o sombreros, pañuelos, pinturas de cara…

Podéis jugar a intercambiar distintos roles según el disfraz, donde el niño pueda ser papá o mamá veréis que interesante.

BUSCAR EL TESORO

Podéis esconder por distintas partes de la casa algún objeto a modo de tesoro, por ejemplo monedas de chocolate, y dando pistas dejar que los niños lo busquen. Si quieres hacer el juego más misterioso haz que todo esté oscuro y da al niño una linterna.

COCINAR

Podéis hacer unas ricas galletas juntos o un bizcocho de yogur. Recetas fáciles y accesibles a todos.

¿PORQUÉ NO SALIR A LA CALLE UN DÍA DE LLUVIA?

¡Al mal tiempo buena cara!  La lluvia te ofrece la opción de desafiar, con alegría, al día más triste.

Los días de lluvia no tienen que privarnos de salir a la calle a disfrutar podemos abrigarnos, ponernos las botas de agua, el chubasquero y salir a ATRAPAR CHARCOS.

Por: Marta Villegas y Beatriz Glez

Anuncios