Un método eficaz que ayuda a una alimentación equilibrada y variada es confeccionar un menú semanal de comidas y cenas, en el que se contemplen alimentos de los grupos básicos según la frecuencia recomendada. Para elegir los alimentos que se van a tomar a la noche, se han de tener en cuenta los consumidos a lo largo del día, para tratar de equilibrar y no repetir. Para ello tendremos en cuenta la edad y necesidad del niño/a.

ALIMENTACIÓN DE 0 A 1 AÑO.

La alimentación se basará en la leche, materna o preparada. El niño puede succionar y deglutir líquidos (o sólidos triturados) por lo que el alimento se adaptará a sus posibilidades digestivas, de absorción y metabolización.

Durante el primer año necesita entre 100-120 cal/kg de peso y día.

Su peso se duplica entre los 5-6 meses de vida (se triplica hacia finales del primer año) por lo que se deberá tener en cuenta una serie de pautas relacionadas con la introducción de nuevas preparaciones ya que la leche no va a ser suficiente para conseguir su desarrollo y crecimiento óptimo. Se comenzará con tomas cada 3 horas hasta separar las mismas a unas cinco, para mejorar la absorción, facilitar la digestión y evitar el peligro de “hipoglucemias suaves” que pueden provocar decaimientos, falta de tono y atención.
Se distinguen dos etapas:
Etapa láctea: hasta los 4 o 6 meses. Sólo leche materna o de fórmula.
Etapa de transición de 6 meses a 1 año aproximadamente: se introducen alimentos no lácteos de forma gradual.

Sobre el 5º-6º mes se les puede dar zumos de fruta o papillas de cereales sin gluten (para no dañar el intestino).

La introducción gradual de nuevos alimentos permite detectar mejor las intolerancias a algún componente y dar tiempo para que se preparen los equipos enzimáticos.

A partir del 8º mes, cereales con gluten así como purés de verduras (evitando las flatulentas como la col) combinados con purés los carnes y pescados.

En el paso de una alimentación láctica a otra complementaria, además de graduarla respetando las características de cada niño, se tendrá en cuenta:
– El orden de introducción de ciertos alimentos es indiferente pero siempre se respetarán unas normas básicas (primero cereales sin gluten, posteriormente con gluten).
– Entre el 6º y 9º mes la alimentación complementaria no debe superar más del 20% del total de los ingresos. Entre el 9º y 12º mes puede ascender al 30 o 40%.
– Demorar la incorporación del huevo y del pescado al último trimestre.
– Dejar pasar 6 u 8 días desde la introducción de un nuevo alimento a otro.
– Insistir demasiado cuando rechaza la comida puede crear anorexia psicógena.

Durante esta fase es normal que el niño muestre cierta inapetencia tanto por la introducción de nuevos alimentos (acostumbrarse a nuevos sabores y texturas) como por la reducción relativa de sus necesidades calóricas.

ALIMENTACIÓN DE 1 A 3 AÑOS.

A partir del año se advierten logros relacionados con el desarrollo motor, la masticación (dentición), deglución e inicio de cierta autonomía (intentos de coger la comida con sus manos). Es la etapa ideal para ofrecerles preparados que aporten nuevos sabores, texturas o precisen de la masticación así como la introducción de hábitos.

A los 2 años está en condiciones de recibir una alimentación variada, similar a la del adulto, con las cantidades adecuadas. También empieza a adquirir cierto dominio motor sobre su cuerpo, mastica mejor, deglute, trata de comer con las manos, y puede haber resistencia a la aceptación de algunos alimentos.
Es fundamental que la familia/escuela intenten crear un entorno agradable y gozoso a la hora de las comidas, estimulando las nuevas habilidades y apetitos del niño en lugar de sentir frustración o ansiedad y percibir las horas de las comidas como un momento temido.

ALIMENTACIÓN DE 3 A 6 AÑOS.

A estas edades los hábitos alimentarios están mediatizados por el ambiente familiar o la escuela. Es el momento idóneo para plantearse la potenciación de habilidades manipulativas y destrezas básicas así como de hábitos relacionados con una alimentación equilibrada. Estos temas van a tener un gran peso en la construcción de actitudes, normas y valores que pueden perdurar en el tiempo.

Consiste en consumir en cantidad y variedad los alimentos suficientes para poder desarrollarnos con normalidad, teniendo en cuenta la edad, la actividad física, el trabajo y las posibles situaciones fisiológicas (gestación, crecimiento, lactancia…) que pueden acontecer en la vida de un ser humano. La dieta equilibrada sería aquella que aporta cantidades suficientes de nutrientes para facilitar un estado de salud óptimo.

Ha de basarse en tres normas fundamentales:
a) Las necesidades energéticas nutricionales, es decir, el aporte de energía suficiente para cubrir las necesidades y desarrollo del organismo.
b) El valor nutritivo de los alimentos teniendo en cuenta que deberán aparecer uno o dos alimentos de los cuatro grupos (plásticos, energéticos, reguladores y mixtos).
c) La distribución adecuada de los alimentos.

Una dieta equilibrada habrá de elaborarse atendiendo a algunos principios nutricionales:
1. Adaptarse a los requerimientos nutricionales de cada niño.
2. Relación equilibrada de sus componentes (calorías totales: hidratos de carbono 55/60%, grasas 30/35%, proteínas 12/15%).
3. Equilibrio entre el aporte de calorías y aporte de proteínas.
4. Equilibrio entre el aporte de ácidos grasos saturados y poliinsaturados.
5. Aportar suficiente cantidad de vitaminas, minerales, fibra y agua.

En una alimentación equilibrada también ha de tenerse en cuenta su distribución horaria (desayuno, comida, merienda y cena), ya que las desviaciones que puedan originarse en una de las comidas no podrá ser compensada con la ingesta en las restantes.
Una sabia mezcla de los alimentos forma una dieta equilibrada, conocida comúnmente como “menú”. Al elaborarlos procuraremos que sean variados ya que un solo alimento no contiene todos los nutrientes básicos para el desarrollo, el crecimiento y el desempeño de la actividad por parte de los niños.

Las edades expuestas son aproximadas y orientativas

Por: Marta Villegas y Beatriz Glez.

 

Anuncios