La alimentación  influye poderosamente en la salud del individuo. La importancia de una alimentación sana y equilibrada estaría justificada tanto desde el punto de vista de promoción de la salud como desde  la prevención de enfermedades..

Los estados de salud y bienestar general dependen en buena medida de la alimentación que las personas tienen a lo largo de su vida. La alimentación tiene un importante papel en el desarrollo físico y  en el psíquico e intelectual de los niños y niñas.

La dieta infantil debe proporcionar a los más pequeños las calorías suficientes que les permitan un desarrollo psicofísico adecuado en relación con sus características individuales.
Una visión razonada de una alimentación equilibrada, según expertos en nutrición, la ingesta energética de las tres tomas principales del día debe repartirse de la siguiente manera:   en el desayuno, el 20-25% del total; en la comida, el 35-40% y en la cena, 25-30%.

Alimentación y nutrición no son sinónimos, realmente describen procesos distintos aunque relacionados entre sí, ya que una persona puede consumir una buena cantidad de alimentos y estar mal nutrido.

ALIMENTACIÓN: Proceso por el cual se escogen, elaboran, transforman e ingieren alimentos. Durante el periodo escolar aportará al organismo los nutrientes necesarios para asegurar un crecimiento, un desarrollo armónico y una actividad física e intelectual óptima.


La DIETÉTICA: se ocupa de estudiar la correcta proporción en la que se deben consumir las sustancias nutritivas, su repercusión metabólica o como medida preventiva o curativa. Es la parte científica de la nutrición que señala la dieta más adecuada.

La NUTRICIÓN es un concepto complejo que no solo engloba a los alimentos y nutrientes en general, a su interacción con la salud y la enfermedad, sino que, además, incluye la digestión, absorción, transporte, utilización y eliminación de las sustancias que forman parte de los alimentos con el objetivo de obtener energía, construir y reparar las estructuras orgánicas y regular los procesos metabólicos.

Por: Marta Villegas y Beatriz Glez.

Anuncios