Apta y necesaria para cualquier edad, aporta fibra, minerlaes y vitaminas fundamentales para el buen funcionamiento de nuestro organismo. La fruta es mucho más que un postre o un tentempié.

Un mínimo mde tres raciones al día es lo que recomiendan los nutricionistas. Aportan fibra, minerales y vitaminas y tienen una gran de nutrientes y pocas calorías. Resultan aptas para todas las edades. A partir de los 6 meses se convierten en un alimento imprescindible, además de la leche. Y recuerda que los niños de menos de 2 años no deben tomar frutas globuladas (fresas, fresón, moras, grosellas…) ni tropicales (piña, kiwi…)

EN EDAD ESCOLAR

El objetivo es conseguir que incluyan en su menú diario la fruta, de las 3 raciones sólo hay que darles una en zumo, para que adopten el hábito de comerla.

Resulta aconsejable que el niño elija cuál debe comer y ofrecerle variedad. En caso de rechazo o inapetencia no hay bque perder los nervios, suelen ser situqaciones pasajeras. No sirve adoptar una actitud impositiva, los niños se alimentan mejor en atmósferas emocionalmente positivas. Forzarles incrementa su rechazo.

¡¡Y no olvides!! que si tú comes fruta, ellos también lo harán.

ENTRE LOS 10 Y LOS 15

En el caso de los adolescentes, las frutas y las hortalizas pierden la batalla porque les resulta más accesible otros tipos de alimentos. Si en su infancia adoptaron el hábito de comer fruta el rechazo será pasajero y pasada la adolescencia volverán a un consumo más responsable.

Es aconsejable que su entorno favorezca las conductas saludables. Ha de resultarles más fáil acceder a una fruta que a un bollo o un refresco.

Es importante incluirlas en la dieta porque les aporta ácido fólico, vitamina C y minerales esenciales para su crecimiento y desarrollo, y les ayuda a prevenir el sobrepeso.

ADULTOS

En el caso de los adultos se benefician de su gran cantidad de vitaminas y minerales con capacidad antioxidante.

Es un alimento necesario en la dieta d ela mujer, sobre todo durante el ebarazo, pues la presencia de ácido fólico ayuda al buen desarrollo y correcta formación del feto.

Las frutas crudas son la fuente principal de vitamina C, carotenos y otras sustancias activas. Además como son ricas en agua y fibra ayudan al transito intestinal.

MÁS QUE UN POSTRE

Las frutas son perfectas para ser degustadas a cualquier hora del día porque sacian el apetito sin aportar demasiadas calorías. Hay muchas formas de digerirlas, además de como un digestivo postre se pueden añadir cortadas o en puré a los platos de carne, o ser el ingrediente estellas de bizcochos, pasteles, yogures o helados. Incluir fruta en la dieta es el primer paso hacia una alimentación equilibrada.

Anuncios