Los padres deben potenciar las buenas acciones de los niños desde bien pequeñitos, para que crezcan siendo personas buenas, generosas, solidarias y entusiastas.

Activar las neuronas de la amabilidad

• Enseñar a un niño a ser buena persona es facilitar las cosas para que, ya desde la primera infancia, se vayan activando juntas en el niño las neuronas de empatía, de bondad, de respeto hacia los demás, de cordialidad y de amabilidad. Así, se irán formando “redes neuronales” positivas, que faciliten en el futuro joven y adulto las acciones generosas, solidarias y de auténtica bondad.


• Según nos enseña la psiconeurología, “las neuronas, muchas veces, llegan a formar redes neuronales, tanto positivas como negativas”, lo inteligente es que no permitamos que se “activen juntas” neuronas de maldad, de odio, de egoísmo, de indisciplina y de sentimientos negativos, porque, entonces, toda la personalidad de ese niño quedará invadida de tendencias hacia las acciones negativas. Por el contrario, si activamos las neuronas de bondad, de ilusión, de amabilidad y de hacer el bien, le estamos facilitando las cosas al pequeño para que adquiera hábitos positivos, gratificantes y constructivos.

• En realidad, educar para la amabilidad no es otra cosa que educar para la empatía, el amor a los demás, la cordialidad, las buenas formas y, en definitiva, para vivir mejor y más en paz con uno mismo y con los demás.

Anuncios