La Expresión Corporal es un lenguaje que se sirve del  cuerpo como medio para manifestarse y  expresa estados de ánimo por medio de actitudes, movimientos, muecas, gestos etc.  de manera consciente, con intencionalidad comunicativa.

El lenguaje corporal ofrece al niño la posibilidad de mostrar sus emociones y su percepción de la realidad.  La expresión
corporal es expresión de relación, comunicación e intercambio con el exterior.

La Expresión Corporal permitirá que los niños descubran, experimenten y utilicen los recursos básicos de la expresión de su cuerpo (los gestos, el movimiento de los brazos y piernas…), los cuales se irán enriqueciendo con el desarrollo de las habilidades perceptivo-motrices, afectivas, cognitivas y relacionales.

De igual manera el niño va tomando conciencia de que puede controlar su propio cuerpo y de las posibilidades expresivas que esto le ofrece, como por ejemplo, los desplazamientos por el espacio, la direccionalidad, el tono de la voz…; todo lo cual le permitirá expresar y comprender, con un mayor grado de intencionalidad algunos sentimientos (enfado, tristeza, alegría, sorpresa), emociones, deseos y percepciones que se pueden comunicar con el cuerpo.

El mayor desarrollo de los aspectos afectivos, cognitivos, perceptivo-motóricos y relacionales, en contextos cada vez más amplios, va inseparablemente unido a una mayor posibilidad de utilización de los recursos expresivos del cuerpo, como por ejemplo imitaciones y representaciones individuales y en grupo.

Es importante tener en cuenta que las actividades de expresión corporal deben posibilitar la interacción entre los iguales, ya que el cuerpo sigue siendo el principal elemento de relación con el medio.
La Expresión Corporal sitúa a la persona en un ámbito de experiencia con frecuencia desconocido y olvidado: el de la relación inmediata, directa, el de la simultaneidad entre el pensamiento y la acción, el de la manifestación de lo que uno siente aquí y ahora.

Por: Marta Villegas y Beatriz Glez.

Anuncios