LA DRAMATIZACIÓN

La representación del cuento favorecerá, al igual que la charla posterior sobre el mismo, la interiorización. Puede hacerse con disfraces o sin ellos, pero siempre procurando dejar libre la espontaneidad de los niños y estimulando la expresión corporal y la oral.

INVENTAR CUENTOS
Son conocidas las técnicas de RODARI que se encaminan a desarrollar la creatividad.

Entre estas técnicas se encuentran:

El binomio fantástico, hay que enlazar dos palabras (perro y armario) inventando una historia con ellas.

  • ¿Qué pasaría si…?: se plantean interrogantes sobre situaciones inverosímiles, como por ejemplo ¿Qué pasaría si un día saliera volando tu ciudad?.

  • Dar una serie de palabras que evocan un cuento conocido por los niños pero junto a una que rompa la serie, como por ejemplo: cenicienta, madrastra, calabaza, zapato de cristal, príncipe, máquina de escribir.

  • ¿Y después?. Una vez finalizado el cuento se les pregunta a los niños. ¿Y después que pasó? y se continua la historia.

Ensalada de fábulas, consiste en inventar un cuento en el que intervengan personajes distintos de cuentos conocidos por los niños, por ejemplo, inventar una historia en la que aparezcan Caperucita Roja, Garbancito y la Bella Durmiente.

Continuar la historia, el profesor comienza a contar una historia pero se detiene y le pide a un niño que la continúe, luego seguirá otro…, inventando así un cuento entre toda la clase.

Títeres y muñecos, el cuento se representa utilizando para ello títeres que los mismos niños pueden construir dibujándolos sobre una cartulina a tablero, con un calcetín, con material de desecho, dibujándolos en los propios dedos, etc…

Sombras chinescas, pueden hacerse bien con muñecos para sombras o con el propio cuerpo y un foco o una pantalla.

Cuento inventado. Si la invención del cuento la realizan los mismos niños, a través de él, manifestarán sus ideas, sensaciones y frustraciones, dándoles un verdadero carácter proyectivo.
Para inventar cuentos con los niños se pueden utilizar varias formulas:

  • Dar títulos sugestivos como: el gato que hablaba, el perro cojo, el mono llorón,…

  • Mostrar una foto y pedirles que digan qué está pensando, que pasó y que pasará.

  • Dar a cada niño una frase, cada uno dibujará lo que se le ocurra respecto a ella y por último se agrupan y reestructuran todos los dibujos, configurando una historia.

  • Se proyecta una diapositiva y los niños narrarán lo que les sugieren los dibujos.

  • El maestro recogerá todos los dibujos realizados sobre un tema y confeccionará un cuento.

  • Simplemente, invitar a los niños a contar algo.

Cuento recreado. Se trata de elegir un cuento cualquiera y que los niños/as lo reconstruyan, cambiando los personajes, quitando unos y añadiendo otros, introduciendo objetos fantásticos:

  • Siguiendo un cuento dado, se cambiarán algunas características de los personajes.

  • Realizar una ensalada de varios cuentos.

  • Introducir una nueva clase espacio−temporal en un cuento conocido, por ejemplo el flautista de Hamelin en Madrid.

Participación de la función que desempeña cada personaje en el cuento, pondremos cada una en una ficha, las mezclaremos y compondremos un nuevo cuento.

  • Introducir algún elemento nuevo que permita la consecución de otro cuento, por ejemplo Pinocho piloto.

  • A partir de las características de un personaje dado, real o imaginario, realizar algunas variaciones: un hombre de vidrio, transparente…

Por: Marta Villegas y Beatriz Glez.

Anuncios