Condiciones fundamentales que debe reunir el cuento para niños:

PROPIEDAD DEL ARGUMENTO

  • La elección será por parte de los padres y maestros, quienes procederán de acuerdo con el grado de desarrollo intelectual, afectividad, temperamento… y madurez de cada niño.

  • El argumento será sencillo y breve, y habrá de referirse al mundo conocido por el niño. Es importante la intercalación de ilustraciones, porque contribuyen a la comprensión del relato a la vez que llenan de gozo al pequeño. A medida que aumenta la edad, aumentará la complejidad del argumento y la variedad y riqueza del vocabulario.

  • El título deberá ser sugestivo, que el niño al oírlo pueda adivinar “de qué trata el cuento”.

  • La exposición será breve, clara, sencilla, y en ella quedarán establecidos el lugar de la acción y los nombres de los personajes principales.

  • El papel del adulto es estimulador, animador y coordinador. Buscará que las ideas salgan de los niños y que la aceptación sea general. La introducción de los cuentos se hará gradual y progresivamente.

La selección de los cuentos a narrar tiene gran importancia. De ella dependen el éxito del narrador y su efectividad educativa. Algunas cualidades que no deben faltar en el cuento:

  • Belleza: tanto en el fondo como en la forma.

  • Sencillez teñida de misterio, a fin de dar pábulo a fantasía.

  • Repeticiones.

  • Unos toques sentimentales.

  • Veracidad.

  • Moral pero no moralizante.

La narración debe componerse de hechos prácticos que puedan relacionarse con la vida del niño; con objetos y situaciones con ella relacionadas.

Su encadenamiento ha de ser lineal en cuanto al tiempo. No volver atrás en el relato ni alternar dos acciones paralelas, aún cuando sean convergentes.
La acción, a poder ser, girará en torno a un personaje (protagonista) único o por lo menos uno que destaque mucho, a fin de que la atención no se disperse demasiado.

Por: Marta Villegas y Beatriz Glez.

Anuncios