Condiciones fundamentales que debe reunir el cuento para niños:

 MANEJO DE LA LENGUA

Hay que considerar dos aspectos: el que se refiere al empleo de palabras según su significado y el que se relaciona con el uso de las mismas consideradas como recurso estilístico.

  • El significado, y siempre que se trate de cuentos para niños de dos a cinco años, debe ser conocido por ellos. Se emplearán, entonces, palabras que correspondan a su mundo: objetos que manejan, juguetes de su preferencia, personas o animales que comparten su vida cotidiana, etc.

  • La estilística se compone de algunos recursos como:

  1. La comparación. Es preferible su empleo al de la metáfora, pues es mucho más clara y comprensible. Sobre todo en los cuentos para niños donde las explicaciones resultarían sumamente aburridas.

  2. Empleo del diminutivo. Conviene evitar el exceso de diminutivos en los relatos, pero es importante su empleo en las partes que quieren provocar una reacción afectiva.

  3. Repetición. La repetición frases rimadas, a manera de estribillos, intercaladas en el transcurso del cuento, favorece la memorización y seguimiento del cuento, cosa que agrada al niño.

Además de estos criterios generales, a la hora de contar el cuento se procurará:

  • Usar un lenguaje claro y sencillo.

  •  Suprimir metáforas o párrafos de especial dificultad, sin desvirtuar el espíritu de la narración.

  • Presentar el argumento de forma lineal.

  • Utilizar un estilo directo, evitando las introducciones en la reproducción de diálogos

  •  Utilizará la entonación y modulación de la voz para la identificación de los personajes.

  • Evitar la monotonía de la voz al contar el cuento, acentuando matices, ritmos, entonación.

  • Completar la expresividad de la voz con gestos y ademanes. Los movimientos de cabeza, manos, ojos labios y cuerpo en general son muy importantes.

  • Permitir y fomentar la participación activa de los niños, invitándoles a intervenir en los estribillos.

  • Onomatopeyas, aventurando hipótesis sobre lo que sucederá a continuación, etc.

  •  Utilizar las formulas tradicionales de apertura y cierre.

  • La audición debe realizarse en un clima lúdico, alegre y relajado.

Por: Marta Villegas y Beatriz Glez.

Anuncios