LOS NIÑOS CRECEN Y A LA EDAD DE UN AÑO LES INTERESA TODO LO QUE HAY EN CASA, PUERTAS, CAJONES, FIGURAS, PLANTAS, ANIMALES, SILLAS, MESAS… TAL VEZ, ESTÁS TODO EL DÍA DICIÉNDOLE QUE “NO”.

La organización de una casa si tienes niños pequeños es muy importante, tanto por su seguridad, aprendizaje, libertad y tranquilidad.

En cuanto el niño comience a gatear hay que disponer el espacio para él.

  • Poner seguridad en enchufes y puertas

  • Quitar todos los objetos de cristal o peligrosos

  • Dejar pocos objetos a su alcance

  • Poner fuera de su alcance productos de limpieza

Además hay que tener una actitud abierta y flexible hacia todos los movimientos libres que quiera hacer, dejándole que explore su entorno, que lo conozca. Así el niño descubrirá sus propios límites, irá probando movimientos diversos para desenvolverse y conocerá lo que le rodea.

Debes tener claro los límites que bajo ningún concepto el niño puede sobre pasar: los peligrosos, como tocar enchufes, meter los dedos en las puertas o ir solo a la cocina. Si reflexionamos un poco, todo lo demás que siempre decimos que “no”, tal vez no sea del todo “no”. Por ejemplo:

  • Subirse al sofá: Está experimentando su movimiento, está conquistando la altura, que es una fase muy importante en esta etapa. Hay que estar a su lado por si surge algún problema, pero sin sujetarle, sin decirle que se va a caer, bajarle u obligarle a bajar. Puedes proponérselo, decirle la forma en la que puede bajar o advertirle de que se puede caer. Si tienes miedo díselo.

  • Abrir un cajón: Si te parece peligroso porque se puede pillar, has de ofrecerle otro objeto para que pueda realizar la acción de abrir y cerrar que es lo que en estas edades les gusta y desarrolla sus habilidades. Además, les gusta también meter y sacar objetos de los cajones, así que puedes ponerle manteles o servilletas para que los saque y los meta.

Animales: El respeto hacia los animales o mascotas que tenéis en casa es muy importante para que desarrolle la empatía y la responsabilidad con los demás. Has de explicarle que es un ser vivo, que sufre si le hacen daño y que tienen unos cuidado de los que se debe de encargar, según su edad.

Teniendo una casa organizada y adaptada para tu hijo pequeño no tendrás que estar diciendo todo el día que “no”, no habrás inseguridades, ni nerviosismos, todo será libertad de movimiento y confianza entre todos los miembros de la familia. Una regla que siempre funciona es: si tu hijo hace siempre alguna acción que es peligrosa para él y no hay manera de que lo deje, es porque necesita hacerlo para desarrollar alguna habilidad, así que… proponle otra actividad en la que desarrolle esa misma acción y sea más segura.

Hay muchas acciones que suelen hacer los niños y que se las negamos habitualmente. Saltar en la cama, correr por el pasillo, subirse a algún sitio para alcanzar algo, estar descalzo… si pensamos en todas estas cosas podemos preguntarnos ¿y qué hay de malo? ¿merece la pena estar todo el día enfadado por cosas que no son perjudiciales, sólo son culturales?

Por: Marta Villegas y Beatriz Glez

Anuncios