Existen algunas técnicas que ayudan de manera creativa a desarrollar el lenguaje, la expresión, ampliar el vocabulario, el ingenio con las palabras…

Torbellino de ideas: consiste en un proceso individual o grupal de libre asociación de ideas, imágenes y expresiones en torno a un tema, intentando agotar todas las ocurrencias mentales sin eliminar o reprimir ninguna.

Permite al niño la libre expresión y fomenta la espontaneidad, el juego verbal, la participación abierta…y expresar, en definitiva, su mundo de imágenes y sensaciones.

Solución creativa de problemas: Consiste en explorar, los fallos, dificultades, peligros, consecuencias negativas que pueden tener un objeto o situación familiar  para los niños.

P.e, a través de un juego, enseñaremos a los niños los efectos nocivos de un enchufe: ¿Qué podemos hacer con él?. ¿Qué nos pasaría si,…?.

Exageraciones: Pueden hacer referencia al tamaño, la acción,… por ejemplo: que una mesa sea tan grande como una casa. Las actividades que se podrían hacer serían:

  • Dibujarlas y colorearlas.

  • Ver si puede ser verdad.

  • Elaborar conceptos contrarios: que la mesa sea tan pequeña como una hormiga.

  • Agrupar varias exageraciones e inventar un cuento.

  • Ejercicios de psicomotricidad: érase una vez, una O tan pesada que se movía tan lentamente como un ogro y se encontró con una O tan fina como…

Los imposibles: están muy relacionados con las exageraciones:

  •  Fomentar la agilidad verbal.

  • Enriquecer el vocabulario.

  •  Favorecer la desinhibición.

  •  Se crea un clima divertido.

Se pueden realizar actividades combinando exageraciones e imposibles:

  • Que dibujen algunas exageraciones.

  • Comprobar si algo es realmente imposible o simplemente muy difícil.

  • Inventar un cuento de imposibles.

Sinéctica: consiste en unir dos seres u objetos para construir uno nuevo variando su función.
También se pueden asociar actividades animadas a objetos inanimados, personalizar animales o plantas,…

 Los niños:

  • Las dibujarán.

  • Verán sus nuevas funciones.

  • Asociarán palabras: cuchara + anda = cucharanda.

Analogía creativa: consiste en comparar objetos que nada tienen que ver porque son muy distintos en su naturaleza así como en sus propias funciones. El adulto presentará dos animales, objetos,… y señalará las partes a las que el niño debe prestar especial atención: cuerpo, patas, cabeza, lo de fuera, lo de dentro, el entorno, los movimientos que hacen,…

El cuento: de entre todos los materiales que podemos utilizar como base para que los niños desarrollen el lenguaje, sin duda el mejor es el cuento. El cuento despierta gran interés en los niños, ya que les permiten convertir lo fantástico en real; identificarse con los personajes; dar rienda suelta a su fantasía, imaginación, creatividad.

Esto hace que sea una herramienta fundamental a través de la que se puede desarrollar una amplia gama de objetivos:

  • Aumentar la expresión oral, con un vocabulario amplio, claro, conciso, sugestivo.

  • Fomentar la creatividad del niño.

  •  Crear hábitos de sensibilidad artística mediante imágenes atrayentes para el niño.

Fábula: es un recurso fácil de utilizar, tanto por su sencillez como por las pocas acciones (una o dos) que aparecen, o por el mínimo diálogo (la cigarra y la hormiga, la zorra y las uvas). Es interesante ver que en cada fábula aparece un conflicto o problema que el protagonista no soluciona bien y ello le crea dificultades.
Se les puede proponer a los niños que den soluciones a esas dificultades o fallos, lo que les sensibilizará para la solución creativa de problemas y para afrontar su propia vida con sentido realista.

Canción: se puede considerar como un procedimiento para desarrollar la expresión total, es
decir, a nivel literario, plástico, dinámico y musical.

La asamblea: permite a los niños saber participar, a ser comunicativos, críticos, tolerantes y “autovalorarse” o “conocerse”.
La asamblea es un lugar de encuentro, donde, dentro de una organización flexible, se potencia un clima de libertad de expresión, de participación de todos los niños. El papel del adulto en la programación y desarrollo de esta técnica, resulta importantísimo, pues es quien a través de la observación continua y la intervención directa, reconduce la dinámica del grupo.
Se debe cuidar la temporalización y la estructura espacial del lugar donde se vaya a desarrollar. Se procurará romper las barreras del mobiliario habitual que no favorecen la comunicación. La disposición será un círculo, de tal forma que todos podamos ver y escuchar sin dificultades.

Descripciones: se pueden hacer descripciones de objetos, animales y personas. En la descripción de objetos se empezará por su manipulación para que así obtengan la mayor cantidad posible de datos. En las sesiones dedicadas a la descripción es más importante atender a los procesos de atención, observación y pensamiento que al número total de términos o vocabulario empleado en las mismas.

Dramatizaciones: con la estas se permite al niño el uso espontáneo del lenguaje y además favorece la participación de todos, favorece la creatividad, permite “descargar” sus emociones… Admite muchas variantes como son: sesiones de títeres, guiñol y marionetas, teatro de máscaras, dramatización de cuentos conocidos o inventados por los niños, sombras chinescas, etc.

Recitación: contribuye a alcanzar un mayor dominio en la articulación de los sonidos así como en la entonación, ritmo y pausas adecuadas.

La poesía: debe estar presente en la vida del niño desde pequeño: las breves canciones “de falda”, los juegos rimados con que se distrae a los niños, son una iniciación al mundo de lo poético, en el que impera la cadencia, el ritmo, la imaginación e incluso el absurdo. El folklore ofrece múltiples posibilidades para actividades de recitación.

Adivinanzas y trabalenguas: ambas añaden el aspecto lúdico; pueden plantearse como juegos y son útiles para ejercitar la
memoria. Las adivinanzas permiten el trabajo con campos asociativos por asociaciones de forma, color, tamaño, función e incluso fónico, lo cual posibilita juegos del lenguaje.
Los trabalenguas permiten también atender dificultades individuales con un refuerzo de trabajo en casa.

Por: Marta Villegas y Beatriz Glez

Anuncios