ORGANIZACIÓN SEMÁNTICA

La unión entre significado y significante la establece el niño de dos formas:

  • El lenguaje llega después de haber vivido la experiencia: p.e. el agua después de beber.

  • El lenguaje se adelanta a la experiencia o al menos a la integración completa del significado; es muy frecuente en conceptos relativos del tipo de mañana, ayer, etc.

Hay que tener en cuenta que el significado de las palabras que usa el niño frecuentemente difiere del uso adulto. La diferencia suele polarizarse en los siguientes aspectos:

  • Ausencia total de correspondencia, de manera que atribuye a cualquier cosa una palabra completamente distinta de la usada por los adultos.

  • Uso parcial, al utilizar un significante con un número de objetos notablemente inferior a los que cubre el léxico adulto, p. ejem, la palabra osito la utilizará sólo para el suyo, no para todos los de peluche que llenan el escaparate de la tienda.

  • Sobregeneralización: al utilizar una sola palabra para una cosa para los que el adulto utiliza varias, p.e, agua para denominar cualquier alimento o al menos cualquier líquido que desea tomar.

Será necesario llevar a cabo conversaciones individuales o grupales, por medio de juegos y actividades y con ello aumentará su competencia léxica real y significativamente por medio de actividades como:

  • Establecer campos léxicos cuyo significado guarda una relación de pertenencia a una totalidad más amplia; por ejem, el de vivienda: casa, piso, cueva…

  • Establecer campos léxicos a partir de los significantes: pueden constituirse familias de palabras que tengan en común parte de su significante: carne, carnicero, carnicería…

  • Utilizar todo lo que nos rodea para trabajar el léxico, percibir y verbalizar mediante dialogos p.ejem: las diferencias entre los árboles del patio conocidos por los niños/as, las plantas, etc.

  • Descripción de fotografías familiares: la satisfacción de volver a verse con ellas, sobre todo en las que retratan experiencias extraordinarias, así como de recordar dónde se ha estado, con quién, qué hizo y el privilegio de comunicarlo a los demás, posibilita la utilización de un lenguaje que nace de las situaciones vividas y enormemente motivadoras.

  • Descripción de ilustraciones o fotografías de cuentos, periódicos…

  • La narración de historias y la utilización de la poesía, sobre todo de tradición popular, es sin duda un instrumento valioso para cualquier tipo de actividad lingüística, facilitando un ambiente propicio para descubrir la capacidad de crear belleza a través del lenguaje.

En relación con el sistema semántico, se pueden proponer juegos con objeto de utilizar las palabras de manera precisa, como por ejemplo:

  • Juegos de descubrimiento de palabras, mediante el estímulo de la observación de elementos del propio cuerpo y del contexto.

  •  Juegos de asociación semántica por similitud, complementariedad.

  • Observación de láminas.

  • Juegos de semejanzas y contrarios.

Por: Marta Villegas y Beatriz Glez.

Anuncios