Tener un hueco y elegir las mejores actividades para el niño puede ser una tarea complicada, que se simplifica si mantienes y sigues los criterios que te explicamos. Lo más importante es organizarse y respetar las preferencias de tu hijo.

• Sobre todo, es necesario elegir una actividad que respete las decisiones y los gustos del niño: estas experiencias deben ser voluntarias, los niños deben sentirse libres y deben poder cambiar de actividad si se sienten cansados o descontentos. Pregúntales que les gustaría hacer o a qué están jugando para partir de algo motivador y meterte en su mundo de juego y fantasía.

• En segundo lugar, es necesario evitar que el niño transcurra el tiempo libre pasivamente, delante de la teleEs cierto que tanto la tele, como otras pantallas, atrapan la atención del niño haciendo que nos deje un tiempo libre a los padres, pero eso es un error. Es nuestro deber estar con ellos en esos momentos para orientarles en lo que ven, responder a las preguntas que le surjan y controlar tanto lo que ven como cuanto tiempo lo ven. El pequeño debe siempre poder expresarse, a través de juegos estructurados o libres, a sí mismo.

• Aunque hay que organizarse, demasiadas actividades programadas a la semana pueden ser contraproducentes: los niños con mucha agenda, estresados por tener demasiadas actividades extraescolares y por las expectativas de los adultos, con mucha probabilidad, se convertirán en adolescentes descontentos, poco creativos, con dificultades para estar solos. Intenta descubrir sus habilidades y sus gustos, mézclalos y saldrá una o dos actividades productivas para tu hijo.

• Los juegos en solitario son otra actividad importante a la que no hay que renunciar: ayuda a los pequeños a estar con ellos mismos y a afrontar actividades más tranquilas, como la lectura, o creativas, como la pintura. Hay muchos niños que nos piden todo el tiempo nuestra atención porque no saben jugar solos, no saben imaginar o idear solos un plan de juego. Poco a poco debemos dejarles a ratitos solos con un juego que les atraiga mucho la atención y que se sientan cómodos.

• Para concluir, no hay que confundir productividad con bienestar: lo importante no es que tu hijo siempre sepa más (ya tendrá tiempo más adelante de aprender las nociones de las distintas disciplinas), sino que “pruebe” distintos aspectos de la vida, dejándose guiar por su sentido de la libertad. No importa si prueban y prueban actividades, y te da la impresión de que no se centra en nada, está buscando en qué se siente a gusto en qué puede ser habilidoso, está buscando su personalidad.

Por: Marta Villegas y Beatriz Glez

Basado en: http://www.mibebeyyo.com/ninos/educacion-infantil/actividades-ninos-guia-1165

Anuncios