En el período de adaptación es conveniente, (como ya hemos dicho en otros documentos) dar propuestas de juego a los niños para que salgan de su angustia, además de elaborar materiales y preparar el ambiente de una manera motivante y atrayente.

¿QUÉ ES EL JUEGO PRESIMBÓLICO?

Es la vivencia de la unión y la separación. En el juego representa la ausencia, la continuidad de la madre aunque no esté y el placer de recuperarla. Hay una carencia y se llena jugando, el niño se siente seguro de tener el afecto que se pierde mientras dura la ausencia, para poder aceptar la situación de forma transitoria.

Separarse significa crecer, ser uno mismo, avanzar hacia la incertidumbre de lo desconocido, aceptar la ausencia.

TIPOS DE JUEGOS PRESIMBÓLICOS


JUGAR A DESTRUIR: Relacionado con el deseo de separarse y ser uno mismo, de apartar obstáculos, no implica romper, sino transformar, reorganizar el orden. Por ejemplo, la destrucción de torres, con foam, cojines, cajas de zapatos, tacos de madera, cilindros de cartón…

JUEGOS DE PLACER SENSORIOMOTOR: Se tienen vivencias de separación, afirmación de identidad, pérdidas momentáneas. Experimentan equilibrio y desequilibrio, perder puntos de apoyo y volver a recuperarlos, todo desde la seguridad física y afectiva. Por ejemplo:

  • Jugar a caerse (pelota mediana)

  • Saltar desde distintas alturas abandonándose a la sensación de vacío  

  • Trepar que simboliza crecer, reencontrar la transformación del cuerpo (escaleras, plataforma)

  • Andar y correr, salir del mundo para conquistarlo (patio, zonas comunes)

JUGAR A ENVOLVERSE: Aparece después de un intenso movimiento. Deseo de protección, de bienestar. Por ejemplo, taparse con una colchoneta, con telas grandes, meterse en una caja…

JUGAR A ESCONDERSE: Vivencia de la presencia y la ausencia, el estar y no estar, la unión y la separación. Por ejemplo, taparse con las manos, con telas, en espacios pequeños…

JUGAR A SER PERSEGUIDO: Conquista del espacio, ser dueño de su cuerpo y acciones, sensación de independencia. No atrapar al niño, dejarlo salid victorioso, permitir que se proponga como perseguidor.

JUGAR A LLENAR Y VACIAR, REUNIR Y SEPARAR: Placer de desordenar, favorecen la construcción, la estructura cognitiva. No se observa por el resultado sino por el proceso. Por ejemplo, botes de leche en polvo de distintos tamaños, cajas consistentes, pinzas de la ropa, anillas de madera, cadenas,
rulos, cucharas de madera, estropajos…

Por: Marta Villegas y Beatriz Glez

Anuncios