El aula de bebés a veces es muy compleja de organizar. Existen niños que caminan y niños que todavía ni voltean, por ello es muy importante establecer diferentes espacios para dar respuesta a toda esta diversidad.

ESPACIO PARA LAS FAMILIAS

En el aula de bebés es muy importante un espacio para las familias, donde puedan ser acogidas, donde se sientan a gusto y puedan estar todo el tiempo que quieran viendo a sus pequeños. Podemos poner una mesa con dos sillas y algunas tazas con café para invitarles a que se sienten y disfruten, a que se relacionen con otras familias y compartan sus experiencias y emociones.

ZONA ÍNTIMA

Es una zona resguardada para que los niños puedan esconderse cuando sientan invasión o cuando noten agobio, es una zona de encuentro con uno mismo. Podemos acondicionarlo con unas telas alrededor, es importante que sean transparentes ya que el niño debe ver el aula y a la persona de referencia en todo momento para que no se sienta solo. También podemos poner unos espejos, unos cojines acogedores, una colchoneta y algunas telas para que puedan taparse y destaparse, juego muy común en estas edades.

ZONA SENSORIAL

Puede ser una zona o varias, donde el niño pueda encontrar materiales de diversas texturas, temperaturas, olores o sonidos que pueda explorar con sus sentidos. Puede ser una manta sensorial donde cosamos diferentes elementos y esté de forma vertical, u objetos recogidos en cestos a lo largo de la clase. Es muy importante intentar evitar el plástico en la mayoría de lo posible, ya que es un material que está en su entorno habitual y debemos ofrecerle otras variedades.

ZONA DE COMIDA

Esta zona la acondicionamos con los elementos necesarios para este momento: vasos, baberos, bayeta, toallas, comida, mesa y silla de adulto para dar en brazos, y otra pequeña para los que ya sean capaces de comer con algo de ayuda. Este espacio le acotamos con vallas para que sea un momento íntimo entre la educadora y el niño, un momento tranquilo en que los demás no puedan acceder y romper este momento.

ZONA DE MOVIMIENTO

Los niños necesitan moverse, pero moverse en libertad. Por ello debemos acondicionar todo el espacio del aula para que los niños puedan acceder a cualquier zona con facilidad por sus propios medios, no cubriremos el suelo con excesivas mantas ya que al estar acolchadas se produce un falso equilibrio, aprovecharemos la firmeza del suelo que ofrece gran seguridad. Sin embargo pondremos dispositivos de movimiento para favorecer el desarrollo motriz se irán haciendo cada vez más complejos. Al principio pondremos una colchoneta blandita pero firme y algún módulo de foam no muy alto pero que les permita subirse o empujarlo (gomaespuma que se utiliza sobretodo en psicomotricidad), algunos cojines grandes para que haya desniveles blanditos y obstáculos que superar, cajón de madera no muy alto para subirse, en algunos momentos pondremos los cajones de manera que puedan meterse dentro así también cumplen la función de contener a los niños/as por si necesitasen acogimiento, poco a poco iremos incorporando desniveles de mayor altura con cajones de madera que aportan firmeza y textura agradable, a estos cajones podremos incorporar una rampa.

Por: Marta Villegas y Beatriz Glez

Anuncios